Una mirada a las pensiones en Cuba

Por Jorge Álvarez

Hay un tema en nuestro país que viene causando controversia en los últimos meses, todo ello en el marco de la actual campaña electoral: las pensiones. Cuestión álgida en este tiempo, pero que ha estado en el centro del debate desde hace varias décadas, especialmente desde cuando fue reformado el sistema de seguridad social colombiano para iniciar su privatización a partir de la ley 100 de 1993.

Foto: tomada de cuballama.com

Origen de las pensiones

Aunque en el anterior número de El Colectivo ya se mencionó que el sistema pensional nació en Alemania en el siglo XIX durante el gobierno de Bismark, hay un elemento adicional. Para la segunda mitad de ese siglo 19, en el marco del avance de la Revolución Industrial, el movimiento obrero europeo crecía de forma vertiginosa, y con él ascendían rápidamente las organizaciones socialistas que veían la revolución como el paso necesario para construir su propio sistema y Estado. Para restarle fuerza, Otto von Bismarck, artífice de la creación del imperio alemán (1871), impulsó tres reformas: la creación del seguro de enfermedad, seguro de accidentes, y, finalmente, el primer sistema de pensiones de jubilación de la historia, a través del cual se reconocía el derecho a la pensión a partir de los 70 años.

Con el triunfo de la Revolución Bolchevique de 1917 se dio fuerza a las luchas proletarias en todo el mundo por la conquista de derechos, y, en la medida en que dicho proceso se revitalizaba y expandía por otras regiones del mundo, en los países del orbe capitalista empezaban a reconocerse tales derechos, tanto por la fuerza de la lucha proletaria como para tratar de frenar los cambios revolucionarios que ponían en peligro el sistema de privilegios de la burguesía.

Neoliberalismo y pérdida de derechos

Luego de la caída del muro de Berlín y de la Unión Soviética, y en consonancia con el declive casi generalizado de las luchas proletarias desde finales de los años 80 y principios de los 90, los capitalistas del mundo entero entraron con fuerza arrasadora a imponer el modelo neoliberal, con una gran andanada de privatizaciones y recorte agresivo de derechos tales como el de la pensión, la salud, la educación, el acceso al agua, que habían costado miles de vidas, y de paso convirtiéndolos en mercancías al alcance solo de quien pueda pagarlas.

Mientras que en Colombia, de los 7.2 millones de adultos mayores de edad superior a 60 años, tenemos más de 4 millones sin pensión y sin ningún ingreso que garantice su sobrevivencia, aún existen algunos países que respetan y reconocen estos derechos. Tal es el caso de Cuba, en donde la pensión es un derecho y no un privilegio. Ahora bien, miremos cómo funciona este sistema en la Isla de la Solidaridad.

Sistema pensional cubano

Cuba tiene una población de 11.2 millones de habitantes. En 2019 el número de personas en edad laboral era de 7.1 millones, con una tasa de desempleo del 1.5%, la más baja de América Latina. De acuerdo con Marta Elena Feitó Cabrera, ministra de Trabajo y Seguridad Social, “la principal seguridad que tiene nuestro país en la esfera social es el derecho al empleo, que es la piedra angular de todo el sistema de seguridad social”; manifestó, además, que “en Cuba no hay un solo ser humano desamparado y sin Seguridad Social, y eso ha sido obra de la Revolución”. En Cuba el presupuesto de la Seguridad Social para el pago de pensiones se compara con el de Salud y Educación.

Vale la pena destacar que el Sistema protege al trabajador (a) y su familia, con prestaciones monetarias y cubrimiento de riesgos, entre ellos, por enfermedades, invalidez parcial o total, maternidad, o por fallecimiento del trabajador (a). Complementan este régimen las prestaciones que se brindan a ancianos sin recursos ni amparo, a personas no aptas para trabajar que carezcan de familiares en condiciones de prestarles ayuda, y otros que así lo requieran. Este grupo hace parte de los 114.000 núcleos familiares a los que el Estado les hace dicho reconocimiento a través del Sistema de Asistencia Social.

En Cuba existen alrededor de 1.671.000 pensionados. Según la legislación establecida, el derecho a la pensión es adquirido a los 60 años de edad para las mujeres y a los 65 para los hombres, y con 30 años de trabajo en ambos casos. La mesada mínima por pensión, recibida por unos 800.000 pensionados, es de 1.528 pesos cubanos, mientras que el salario mínimo es de 2.100 pesos mensuales (87 dólares); el salario medio es de 3.768 pesos y el máximo es de 9.800.

Es importante tener claro que la canasta familiar normada en Cuba está calculada en 1.528 pesos, dentro de la cual se incluyen productos alimenticios y combustibles domésticos que se entregan a la población de manera racionada, mediante la libreta de abastecimientos.

No nos engañe el hecho de que, al cambio en dólares, la pensión esté por debajo de muchos otros países, pues es la capacidad adquisitiva de los ingresos básicos lo que debe tenerse en cuenta, en tanto ello indica que tienen un ingreso que les permite suplir sus necesidades básicas.

El bloqueo yanqui, gran parte del problema por resolver

Ya se ha dicho, pero tiene que repetirse las veces que sea necesario: aún existen problemas de orden burocrático, administrativo, de corrupción en la Isla, pero debe quedar suficientemente claro que la mayoría de los problemas que atraviesan los cubanos están ocasionados por el bloqueo extraterritorial que durante 60 años ha mantenido el imperialismo norteamericano, lo que impide consolidar una economía suficientemente fuerte y estable.

Es necesario aclarar que, aunque estas son cifras recogidas de diversos medios, oficiales o no, las mismas son solo el marco general con el cual se ejecutan las políticas básicas de atención en materia de pensiones, y que existen muchas variables que se aplican como excepciones.

No todo es color de rosa, es más, son muchas las problemáticas que deben resolverse, y que no dejan de ser un dolor de cabeza para el Estado socialista, pero, distinto a los países de la órbita capitalista, en la Mayor de las Antillas existe la voluntad para resolverlas en la medida que la economía se dinamice y el bloqueo ceda.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s