Sinserant, una nueva forma de sindicalismo para el servicio público

Por Juan Diego Suárez

La degradación de las condiciones laborales hace evidente que la lucha por un trabajo digno es urgente y hay que acelerar el paso. La velocidad con la que se viene implementando todo tipo de cambios y reformas laborales en el mundo, evidencia que es imperioso adaptar el sindicalismo a la acelerada transformación del mundo del trabajo. Entre estas nuevas iniciativas ha surgido el Sindicato de Servidores Públicos del Departamento de Antioquia (Sinserant), una iniciativa sindical que ha nacido entre los empleados de la Gobernación de Antioquia.

El nacimiento de Sinserant está relacionado con la convocatoria pública 429 de 2016, que proveía cargos para diferentes sedes y dependencias de la Gobernación de Antioquia. Esta convocatoria, dentro de su normal desarrollo por la Comisión Nacional del Servicio Civil, empezó a sufrir una serie de retrasos en sus etapas finales, que evidenciaron maniobras políticas por parte de la administración de Luis Pérez Gutiérrez para impedir que se consolidaran los resultados y se dieran los nombramientos.

Este malestar se hace evidente, por ejemplo, en el acta de la reunión seminal del sindicato, que se dio en el mayo del 2020, donde se afirmaba “la importancia de un sindicato que sea diferente, moderno y abierto a la democrático y que defienda el mérito”. Esto en el marco de la comparación con los otros sindicatos para vislumbrar la diferencia y ventaja posible en su estructura a la luz de las nuevas realidades. El mérito surgía como esa primera reivindicación de un grupo que se unía bajo una apreciación de injusticia frente a un concurso que prometía darles prioridad a las capacidades de cada aspirante y no a su nivel de influencia en las cúpulas de dirección de la Gobernación.

Según Jiovan Ríos, miembro fundador de Sinserant, una de las motivaciones principales para que surgiera esta alternativa sindical de servidores públicos es que debía tener como objetivo central la defensa de los servidores que recientemente se habían vinculado por medio de la convocatoria 429 de 2016. Sobre todo, porque se compartía un sentimiento de lejanía por parte de las otras organizaciones sindicales que ya existían en la Gobernación de Antioquia. Además, debido a las presiones que había realizado el gobernador de la época, se compartía el sentimiento de que se debía respetar el mérito como una de las premisas.

Aunque en la actualidad Sinserant solo tiene afiliados que están emplazados en la sede central de la Gobernación, en Medellín, el proceso de convocatoria requirió de varias rondas en la primera mitad del 2022 hasta que se diera el número de personas necesario para la asamblea fundacional y la aprobación de los estatutos en el mes de agosto de 2022. Estos procedimientos permiten identificar la existencia de un sindicato, aunque el patrono aun no lo reconozca como tal.

Cuando llegó el momento de Sinserant para lograr el proceso de reconocimiento frente al Ministerio del Trabajo, en la segunda mitad del año 2022, la lentitud y demora burocrática fueron las respuestas que brindaron los organismos estatales, encabezados por la Oficina Regional del Trabajo. Las demoras fueron causadas por la incapacidad que tenían los funcionarios para atender todas las solicitudes que llegaban a esa inspección. Al final, es fácil comprender que las regulaciones de los Estados en materia laboral van dirigidas a dificultar, sino impedir, la organización de la clase trabajadora.

Hasta inicios de diciembre de 2022 había 32 personas afiliadas, aunque el proceso de afiliaciones no se ha continuado, esperando que se nombre una junta en propiedad que ya pueda darle un desarrollo orgánico al sindicato. Sin embargo, esta identificación como un nuevo sindicato no ha impedido reconocer en los sindicatos de trabajadores oficiales y los otros sindicatos más grandes actores con los cuales es necesario interlocutar, sobre todo porque el problema de la unidad permanece como un reto cuando de conflictividad laboral estamos hablando.

Uno de los elementos importantes del nuevo sindicalismo es el las Órdenes por Prestación de Servicio en el sector público. El gobierno progresista de Gustavo Petro ha anunciado de manera reciente la necesidad de eliminar, al menos en el sector público, las Órdenes de Prestación de Servicios (OPS). Aunque las OPS fueron creadas con la intención de dar cobijo a relaciones laborales que tenían un carácter único y excepcional, tal como es la prestación de servicios profesionales esporádicos, este modo de contratación se ha vuelto una norma en nuestro contexto, llevando muchas relaciones que deberían estar mediadas por un contrato laboral (horario, subordinación, recurrencia de las actividades) a estar determinadas por estas órdenes que liberan al empleador de una gran cantidad de obligaciones frente al trabajador.

Organizarse y movilizarse han sido dos de las consignas que Sinserant ha venido desplegando como estrategia medioplacista destinada a lograr una sindicalización que implique un cambio cultural en las relaciones de poder y jerarquía frente a aquellas actuaciones tan habituales de los sindicatos tradicionales, que buscan agitación, pero solo para ganar poder negociador de sus cúpulas. El sindicalismo de concertación social que ha venido dominando nuestro panorama laboral, y que solo se preocupa por ganar poder negociador frente a los directivos o los gobernantes de turno, debe darle paso a la cultura sindical del empoderamiento que pasa por ejercitar de manera permanente la movilización y la capacidad para asumir un antagonismo real frente a las decisiones que afectan a los y las trabajadoras.

Aunque Sinserant es un sindicato pequeño, demuestra una voluntad de organización y movilización para derrotar los miedos y prejuicios que se han generado sobre el sindicalismo en Colombia. Esta iniciativa, junto a otras existentes, intenta ser una alternativa que sirva para contener y redirigir esos cambios que vienen desde arriba, y que se aprovechan del clima generalizado de pesimismo y desmoralización de cualquiera que se enfrente a expresiones de la economía liberal y capitalista. A mayor organización de los trabajadores, mejores condiciones de empleo y vida para la clase trabajadora, esa es la lección y lo que saben que deben evitar los políticos neoliberales.

Imagen de referencia

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s