La Chinca vuelve a ser noticia

Por Betty Ciro

Foto: Mi bello es Bello

Para Ana, vecina toda la vida del barrio Panamericano en el sector de Niquía, fue una «sorpresa» cuando escuchó las arengas que provenían del colegio Chiquinquirá. En un primer momento pensó que se trataba de los pobladores que continuaban exigiendo la reapertura de la Biblioteca comunitaria, cerrada por orden del cura Párroco Jorge Mario Acosta; sin embargo, no se quiso quedar con la duda y se acercó hasta los alrededores del Colegio Parroquial Nuestra Señora de Chiquinquirá.

Pudo corroborar que se trataba de una protesta organizada por los estudiantes del colegio y los padres de familia que se cansaron del abandono en el que se encuentra la institución, según explicaban en las intervenciones realizadas en el plantón y que, además, están contenidas en el Pliego de Peticiones de 10 puntos que entregaron a las directivas del Colegio y que también hicieron llegar a la Secretaría de Educación del municipio de Bello.

El pliego de peticiones

Los diez puntos del pliego se resumen así: en el primer punto exigen el cambio de directivas; cinco puntos contentivos del pliego están relacionados con la inversión de los dineros que pagan los padres de familia por tener a sus hijos en un colegio privado como este; otro punto se refiere al trato respetuoso que tienen derecho a recibir los alumnos; los restantes puntos hablan del respeto a otros derechos humanos como el de la representación que sea efectivamente para defender los derechos de los estudiantes.

Los estudiantes afirman en su pliego de peticiones, específicamente, en el primer punto, que el actual rector, quien es al mismo tiempo el párroco de la Parroquia Nuestra Señora de Chiquinquirá, padre Samuel Cadavid, les da un trato que poco acorde con la Constitución y los principios del evangelio que el cura párroco dice practicar. Esto lo afirman porque se sienten amenazados y manipulados psicológicamente con la aplicación de un Manual de Convivencia que, según ellos, es obsoleto de acuerdo con la Constitución y la Jurisprudencia de la Corte.

Añaden que el lenguaje utilizado por el padre Samuel en el trato con los estudiantes “es manipulador y basado en mentiras y falacias, con promesas que no se cumplen”. También del coordinador Fredy exigen un mínimo respeto, aseguran “que ni siquiera los mira a la cara cuando entablan un diálogo con él”.

El abandono del colegio en cuanto a inversión

En el pliego de peticiones aseguran los estudiantes que en el colegio no existe personal especializado en el servicio de vigilancia, tampoco cuenta con bibliotecólogo que asuma la indispensable función de administrar la biblioteca que, aunque existe, no reúne las condiciones de actualidad que se requieren. Exigen los estudiantes que la biblioteca sea modernizada y abierta a toda la comunidad educativa.

A propósito de este punto, recordemos que es allí, en un local aledaño al colegio, donde funcionaba la Biblioteca Comunitaria Niquía, administrada por una organización del barrio y que fue cerrada, hace 7 años, por un fallo judicial a favor de la Parroquia, que en cabeza del párroco Jorge Mario Acosta adelantó una demanda de pertenencia por un predio donado a la comunidad con una destinación específica. Por la ambición de la Iglesia en cabeza de párrocos como el mencionado Acosta, el predio fue convertido en un buen negocio todo.

Precisamente de esto se quejan los estudiantes y padres de familia que presentaron el pliego: que el colegio sea sólo un negocio en el cual no se ven reflejados los dineros que los padres de familia pagan por educar a sus hijos allí.

Se peguntan: si actualmente el colegio cuenta con 1.369 estudiantes y las tarifas anuales están entre un millón setecientos mil pesos en promedio, la más barata, y dos millones setecientos mil pesos, la más costosa, “¿qué está pasando con ese dinero que no se ve reflejado en el sostenimiento de la infraestructura ni en la modernización de las ayudas educativas y mucho menos en la dignidad salarial de los profesores y empleados?”.

Otras violaciones de los derechos de los estudiantes

Otra petición de los estudiantes es la relacionada con la utilización de las unidades sanitarias.  Para ellos es incomprensible que deban programar la realización de las necesidades fisiológicas al capricho de las directivas, que no puedan usar los baños cuando así lo requieran.  Lo anterior, a sabiendas de las enfermedades que se pueden generar en los niños y jóvenes.

Frente a la representación estudiantil también presentan inconformidades, toda vez que sienten que si el personero, por ejemplo, no defiende los derechos de los estudiantes, debería renunciar a su cargo. 

Los frutos del movimiento

Después de los mítines realizados en el Colegio con el acompañamiento de organizaciones sociales como el Comité de Solidaridad Oziel Tapasco, y de la radicación del pliego de peticiones, los representantes de los padres y de los estudiantes fueron escuchados por la Secretaría de Educación del municipio de Bello y por la Personería Municipal.

Para el señor Héctor Franco, vocero de los padres de familia, esta reunión obtuvo buenos frutos: uno de los más importantes, el cambio de rector del colegio; avance en la licitación para la contratación de la vigilancia y se ha avanzado en el estudio de las necesidades en infraestructura; cambio de actitud de los coordinadores; mejoramiento del ambiente escolar para los estudiantes, manifestado en estímulo para los alumnos del grado once que  participarán en las pruebas ICFES realizadas el 4 de septiembre; se nombró una mesa de trabajo que velará por el avance y cumplimiento de los puntos del pliego de peticiones  Para el señor Franco, padre de familia de vieja data del colegio (su tercera hija cursa actualmente el grado once, ya han egresado dos más de la institución, quienes actualmente son profesionales), el cambio de rector destrabó la negociación, se sintió un nuevo aire.  Agradecen los buenos oficios de la Secretaria de Educación y de la Personería, quienes aclararon que, a pesar de tratarse de un colegio privado, no pueden ellos desentenderse de los problemas que aquejan a sus comunidades educativas; igualmente la Personería tiene que cumplir su función de defender los derechos de todos los ciudadanos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s