Aquí, contra el tiempo

Por Cristina Arias Galeano

Mr. Hamburguesa, Ilustración de Carlos Rengifo

Tengo varias cosas en mente, y estas son las que me hacen sentar con poco tiempo para dejar el texto listo y ser publicado. Gracias a esto,  encontré la guía para llevarlo a cabo. Esta vez quisiera dejarles una enseñanza que he aprendido con el tiempo.

¡Ay!, es que a mí me encanta esta palabra y todo lo que tiene su definición, porque con el tiempo es que he entendido que la disciplina, los hábitos y la constancia tienen efecto, así uno crea que no está pasando nada; así uno crea que no se llegará a la meta, pero realmente lo que está usted haciendo es preparando su cuerpo para ciertos momentos en donde él debe responder de la mejor manera. Y sigo insistiendo, que en nuestra cocina está la medicina o la enfermedad, y quiero hacer énfasis en algo que ya he comentado superficialmente en otros textos, y es entender esta conexión que existe  entre el cuerpo y nuestro cerebro. Es tan necesario entenderla, como cuando a una de pequeña le enseñaron con el famoso imperativo: ¡amárrese los zapatos! (Cristina y sus analogías, dirá usted,  jajajaja), pero simplemente trato de dejar un legado. Continúo… y es importante que le quede un poco claro, porque luego de esto mencionaremos otras verdades como que nuestro intestino es otro cerebro; se desprende pues que debemos aprender a tratarlos así de especiales como son.

Estoy convencida de que si conversan con personas que son ejemplo de humanidad, que son grandes pensadores, que son personas maravillosas, notarán que ahondando en sus rutinas diarias,  incluyen el movimiento corporal (deporte), los hábitos conscientes de alimentación (llena de vegetales, lejos de comida ultra procesada y alimentos inflamatorios) para volver a recordar que todo esto debe llegar a cada vida y, ésta, aprovecharla de la mejor manera.Y caemos en el otro aspecto: la meditación (pensarse, sacar tiempo para dejar que la mente esté más activa y todo esto combinado con el yoga), el que ahora entiendo como práctica de relajación. Y abriendo aquí otro paréntesis, las prácticas de yoga requieren un pre de movilización articular y ejercicios de respiración, sosteniendo nuestro propio peso: todo esto se hace para poder soportar por largos periodos una posición de meditación más cómoda.

Tengo un buen amigo que me insiste en que debo hacer más énfasis en mis textos sobre los asuntos de la mente y lo importante que es el compartir con los demás, a lo que se suma que debo hablar de alimentacion física pero también de alimentación mental.

Yo sigo insistiendo que de igual manera tenemos que estar bien alimentados, porque de otra forma  no lograrás concentrarte si tienes hambre o sed. Además, es necesario darle a nuestro cuerpo los nutrientes suficientes para que de este y el cerebro -que es el lugar en donde se generan los pensamientos- salgan  buenos pensamientos y, créame: si usted lleva una dieta inflamatoria como rutina, tener una buena disposición y genio para reflexionar le será difícil, porque su cuerpo siempre estará estresado. Obtener los nutrientes adecuados (que provienen de los alimentos) y necesarios, es una tarea de conciencia, de conexión mente-cuerpo.

Ahora quiero mencionar un concepto muy interesante: se trata de la epigenética, que se define como la expresión de los genes, fijando la mirada en el ADN directamente y viendo cómo las influencias géneticas y ambientales determinan aspectos de su desarrollo. La persona que la definió, el señor C.H. Waddington, en 1942, explicó el importante papel que juegan los factores ambientales en el micromundo celular en relación con la herencia.

Pero todo este ambiente celular yo lo entiendo como una construcción de nutrientes ricos en información, ahítos de la energía necesaria para poder trabajar efectivamente. Aterrizo de nuevo en el concepto buena alimentación, en la estimulación de todo el cuerpo y todas las áreas del cerebro con el deporte para así llenarnos siempre de buenos pensamientos.

Y usted, ¿por qué está tan científica ahora? Podrán preguntar. Porque antes se creía que este aspecto del cerebro era imposible de modificar y que simplemente tocaba quedarse con la herencia de enfermedades físicas y mentales, tomando pastillitas de por vida, pero gracias al análisis de los alimentos y, escúchame, a mi cuerpo, a mis reacciones, entendí que si uno quiere hacer el cambio en la mente, ello se logra con estudio y disciplina.

Pero sabe, ¿qué me ha enseñado el tiempo? Que sí es posible modificar en tu vida todas las cosas que quieras, porque no hay más límites que tu mente. Antes se hablaba de lo imposible que sería generar un crecimiento en las células del cerebro (neuronas); pues no, hace poco se empezó a hablar de la neuroplasticidad, que muestra la regeneración de nuestras neuronas y que con la buena alimentación generamos más factores de protección en las sinapsis como neurotransmisores. Existen muchos estudios, y claro, aún faltan… y, ¿sabes cómo estimulas tus neuronas? Practicando deporte, consumiendo aceites saludables y haciendo actividades nuevas, como leer libros, aprender nuevos idiomas, trabajando con los demás para que siempre te acompañen en el proceso y estimulen igual tu crecimiento. Es otra manera de evitar el alzheimer.

Y bueno, aquí corriendo contra el tiempo, debemos sacarle la mejor partida; entendiendo que no podemos pararlo, y que tomando conciencia es que lograremos llegar siempre a nuestras metas. Después de que lo haces a solas lograrás entender que lo mejor fue empezar contigo porque así estarás preparado para compartirle todo eso al mundo; y es el instante en el que le doy razón a mi amigo con su comentario de los asuntos mentales, porque llegaremos siempre a lo mismo, y es que entender que somos seres sociales por naturaleza nos hará tener relaciones más efectivas; que cuando ya estás logrando entenderte a ti, es el instante donde tienes la capacidad de entregárselo a alguien más, y esta entrega es la que realmente te llenará de amor porque será algo que brindarás sin esperar nada a cambio aparte de esa misma empatía que tú creaste con lo que lograrás construir grandes comunidades de afectos.

Instagram: @mujer.alimento

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s