La Redención de los Bananos

Por Jorge Álvarez

Foto: Grupo Teatral MAJUA

Sobre la Obra y su Creador

A finales del 2019 estuvimos leyendo y conversando el libreto con su autor, Edison Zuluaga, un joven que se perfila como una promesa de las letras en nuestro país. Al principio, mi temor sobre la posibilidad de lograr el montaje de la obra y su puesta en escena era evidente, pues la forma en la cual estaba escrita distaba demasiado de los tradicionales libretos, los cuales tienen mucho diálogo en su estructura. Éste es un torrente de reflexiones y un lenguaje cargado de figuras literarias, metáforas y monólogos. En principio no logré dimensionar el novedoso lenguaje teatral con el que está estructurada esta majestuosa obra, y, acostumbrado como muchos, al teatro de la emoción, de lenguaje directo y descarnado, me fue difícil lograr adaptarme a esta nueva propuesta.

En tal sentido, Edison se anticipó y en el documento “Breves Apuntes Teóricos Respecto a la Obra La Redención De Los Bananos”, y en lo que él describe como el Teatro de Ensueño, advierte sobre el tema del lenguaje: “El concepto de ensueño hace referencia a la pretensión de este teatro de lograr un efecto en el espectador de distanciamiento y a la vez de identificación”. Además, al respecto complementa: “Si tanto produce alarma un lenguaje aderezado que se propone poético, cabe hacer la aclaración que la metáfora no se la inventó la creatividad burguesa, así que no se entiende por qué produce escándalo la forma en la que se adopta el lenguaje. Además, si bien es cierto que así no hablan en los mercados, así tampoco hablan en los palacios… Además, el cambio en el lenguaje no es en sus palabras, es decir, buscando un vocabulario técnico, sino en las figuras que intenta dibujar para describir el mundo”.

Manos a la Obra

A las pocas semanas de estar conversando y estudiando el libreto, el mundo se frenó abruptamente a causa de la pandemia del Covid 19; por supuesto, también el mundo de las artes teatrales. Después de casi dos años de confinamientos y restricciones a la movilidad, regresamos a los encuentros teatrales, en este caso, los del Grupo Teatral MAJUA (Maestros Jubilados de Antioquia), en el cual participo colaborando en distintas tareas, además de la actuación.

Durante la pandemia fallecieron tres integrantes y fundadores del MAJUA: Mery, Silvia y Ramiro, nuestro director desde el origen del grupo y miembro eterno del Pequeño Teatro. Nos dejaron su recuerdo, sus enseñanzas, su compromiso y dedicación en la vida misma del colectivo.

Al reencontrarnos, a mediados del 2021, teníamos la tarea de seguir en las tablas, definir cómo asumir la puesta en escena de las obras que teníamos en nuestro acervo: Anacleto Morones, La Gente del Común, Asilo para Cinco, El Extraño Jinete, y, sobre todo, cómo dar forma al libreto de nuestro apreciado Edison que, con su obra, ofrecía una mirada crítica a los históricos y dramáticos acontecimientos ocurridos durante la Masacre de las Bananeras en 1928.

Como decía, la prevención sobre el libreto me llevaba a un pesimismo que frenaba esta iniciativa, en tanto es bastante complejo para ser asumido por un grupo de jubilados, amantes de las artes, del teatro, pero sin la cualificación suficiente para afrontar el reto gigantesco de poner en escena un conjunto grande de metáforas y monólogos. En el grupo las miradas al respecto estaban divididas, pero afortunadamente mi visión pesimista fue derrotada. Con el pasar de las semanas el tema se fue decantando buenamente. Se tomó la decisión de buscar la colaboración de Omaira Rodríguez, actriz y profesora del Pequeño Teatro, quien nos dio la mano para asumir como directora del MAJUA.

Ensayar sin desmayar

Durante los últimos meses hemos ensayado con intensidad, construyendo pacientemente puentes entre nosotros y la obra, y logrando hilvanar la confianza con cada ensayo. El ir dando forma a los personajes nos ha permitido asimilar de forma más armónica y precisa el lenguaje poético y el carácter revolucionario de la obra que, desde su concepción, nos ofrece su creador.

El ritmo de los ensayos ha hecho que nos sumerjamos, cada vez más profundamente, en los textos, descubriendo y redescubriendo el momento histórico y sus protagonistas, y de esa forma asumiendo con más seguridad la representación de los personajes que este histórico y sangriento acontecimiento representa para nuestro pueblo.

Personajes de la obra

Representadas por Myriam, Betty, Eduvina, Cecilia, encontramos a las Ancianas, quienes son la Memoria, y con sus reflexiones nos invitan a no olvidar.

Ramón destaca su libreto, al mostrarnos una Muerte descarada y altanera que se envilece en contra de los pobres.

El Coro de Trabajadores (Carmen, Aracely, Ronald, Angélica, Jorge S) responde con beligerancia y rebeldía a los embates de la Empresa bananera, la United Fruit Company.

La Pobreza (Beatriz), sin vergüenza, con arrogancia e hipocresía se ufana de los desastres que ha esparcido sobre los trabajadores.

Con vigor en su discurso, saltan a escena María Cano (Elvia/ María Eugenia) y Eduardo Mahecha (Jorge P), para infundir el fervor revolucionario a los trabajadores y jornaleros, quienes asumen de forma conjunta la tarea inaplazable de la Huelga, pues es la única alternativa que el capital les deja para luchar por sus derechos.

Una de las estrofas en la voz de nuestra María Cano, nos dice:

Si yo soy la flor del que trabaja

Ustedes son las abejas de oro

Que polinizan y liban mis hojas.

Imposible no develar en escena las imágenes de la Huelga, protagonizada por un pueblo trabajador que solo recibe como respuesta la masacre orquestada por un Estado genuflexo al imperialismo, con personajes de ingrata recordación como Thomas Bradshaw (Juan D), el Militar Vargas (Jorge A), el Político Abadía (Jorge S).

Debemos recuperar, rescatar la memoria olvidada, manipulada, enterrada por este sistema de sangre, miseria y explotación. Es por ello que, en esta majestuosa obra, se ofrece un especial retrato de tan doloroso momento de nuestra historia, pero como dicen las Ancianas en La Redención de los Bananos:

Escuchen el siguiente relato sangriento / Y que para su indignación sea abono.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s