¿Cuál es la meta?

Por Cristina Arias Galeano

Ilustración tomada de freepik

Un día, una de mis mejores amigas me preguntó: Cris, realmente quiero saber: cuando te montas en una bicicleta ¿Hacia dónde vas?, ¿cuál es el objetivo?, ¿cuál es la meta? Ella me decía que no entendía por qué una pedalea y se mata sudando y subiendo lomas (calles muy empinadas) y luego simplemente se devuelve. Afortunadamente, esa amiga ahora tiene el deporte también en su rutina de vida, no monta en bicicleta, pero ha ido encontrando las actividades que más le gustan.

Y aún es una duda que no olvido, porque siempre se debe recordar cuál es el objetivo de las metas; es una pregunta que funciona en todo, pero como mencioné en el texto del mes anterior, antes de saber a dónde vamos, tenemos que saber desde dónde estamos partiendo.

Les puedo contar, mis queridos amigos, que a pesar de tantas evidencias y experiencias compartidas, aún me encuentro con gente que dice que un estilo de vida saludable es solo una moda, que comer conscientemente es solo una tendencia, y que la gente se aprovecha de eso con el objetivo de obtener más seguidores y así volverse más famosos. Mi mensaje es que, por favor, debemos tener cuidado con la influencia que ejercen los medios de comunicación –a los que poco sabemos darles uso-, pues terminan haciendo totalmente lo contrario a su objetivo: ¡incomunicándolos!

Les cuento: cuando yo empecé a asistir a los centros deportivos con el objetivo de empezar mi vida saludable, para ganar fuerza y resistencia, como todos empecé llena de dudas y desde cero, sumergida en la ignorancia; utilicé bastantes estrategias para mantener el interés con mi compromiso personal, levantarme más temprano para lograr cumplir con mi horario laboral y preparar mis alimentos (porque hay que meterse a la cocina si quieren ver resultados y que su bolsillo aguante). Claro que dudé, asistía la mayoría de los días con una tremenda pereza, tanto era que pagaba más para que un amigo entrenador me acompañara en el entrenamiento, y eso es otra estrategia: subirle el valor mensual para una no querer perder esa inversión.

También probé diferentes modalidades de rutinas: entraba a clases de todo, y después de muchas semanas, me miraba al espejo y decía: ¡pero yo no veo nada! ¿Dónde estaban todas las horas de sueño que había sacrificado para ir al gimnasio? Y bueno, mis amigos, mi primer entrenador personal me decía: Cris, con calma, todos los días un paso más. Si te desesperas, no verás nada, no serás consciente del cambio y por eso la gente desiste, deja todo tirado.

Y bueno, yo trataba de respirar y seguía en mi proceso. Mi mejor estrategia fue concentrarme en una de las cosas más difíciles, que fue lograr la rutina y apropiarme de mi tiempo sin importar el horario; casi todos los días pisaba el gimnasio, así fuera por media hora, así fuera entrar y decirme: Cris, hoy no tenés ganas, no hay energías y …sin duda, devolverme para mi casa.

Ese punto creo que es el más difícil, por eso hoy en día las personas que se acercan a mí a preguntarme: ¿Cómo hago yo para querer moverme siempre? Mi mejor respuesta es: prueba varias opciones y solo concéntrate en encontrar la que más te guste, la que de verdad te dé diversión.

Pero Cris, y eso ¿qué tiene que ver con las modas que mencionaste antes? Allá voy. Resulta que en mi tierra querida, desde hace un tiempo, las chicas se han dejado meter ideas en la cabeza un poquito peligrosas para su salud, bueno, nos hemos dejado, porque reitero: yo también he estado en ese lado del charco. ¿Y por qué digo peligrosas? Porque sin importarles el dinero que cueste, pero sobre todo, ignorando el dolor que les cuesta, van a un quirófano para que les retiren grasa de un lado y se la introduzcan en otro; para que les recorten parte de la piel y arrojar a la basura esos kilos de más, sin entender por qué los hemos ganado, sin mirar a fondo, pero como vivimos en la sociedad de la inmediatez, todo se quiere rápido.

A pesar de que un día mi entrenador, en medio de la rutina, me dijo sonriente: «Cris, si quieres resultados rápidos tienes que empezar a tomar venenitos, como quemadores de grasa o esas cosas… o te metes a un quirófano, porque todas las niñas que ves aquí así de perfectas, todas han hecho eso y lo siguen haciendo». Como lo he dicho antes, hipocresía. No creo que logren imaginar las ganas que tenía de salir corriendo del gimnasio y simplemente no volver, ¿para qué? Y más yo, que siempre he tenido la posibilidad de hacerlo rápido porque conozco a varios de los mejores cirujanos plásticos de mi ciudad. Y ahora agradezco al universo por haberme frenado en eso, por haber ocupado mi mente en otras cosas para que lo dejara ir pronto y darme el interés y el entendimiento de leer e investigar más a fondo estas cosas.

Antes de terminar, quiero dejar claro que no pretendo decir que si a algunos les han hecho intervenciones en su cuerpo, esté mal o no, mi invitación apunta a que ustedes deben decidir hacia dónde quieren ir y qué tienen por hacer y llegar a esa meta, que si la tienen, será demasiado fácil aferrarse todos los días de algo cuando empiezan su jornada; la rutina de ejercicio y el movimiento es algo que no es negociable, porque nos brinda vitalidad, nos regala fuerza, estimula absolutamente todos los órganos del cuerpo, desde la piel hasta el cerebro. Estamos agrandando una maleta de vida que siempre va a viajar por este mundo con más tiempo y mejor calidad.

¿Que el deporte sí sirve? ¿Que un estilo de vida saludable sí vale la pena? ¿Que sí debería ser más que una moda? A mí me alegra que se está convirtiendo en tendencia mundial moverse y alimentarse conscientemente, porque las personas que hacen deporte son felices, y a la gente feliz no le gustan los problemas. Para mí, esta nueva práctica es maravillosa, porque viviremos con más armonía, más saludables, más llenos de buena energía. Y espero que se quede en cada uno, que así empiece como moda en la vida de todos, se quede como la nueva era.

El consumir solo comida que no alimenta se contará y quedará en pocos años en simple historia, en el pasado.

Instagram: @mujer.alimento

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s