Bello, ciudad de artistas desfinanciados

Por Jorge Federico Gómez         

Fotos: Jorge Federico Gómez

Se repite, de boca en boca, y sin mucho cuidado en examinar la autoría o la profundidad en el significado, este mantra identitario de que Bello es la ciudad de los artistas. De lo que fue queda muy poco, lo que ahora es se resiste fieramente a desaparecer. El patrimonio tangible o intangible y la memoria artística y cultural del municipio al norte del valle del Aburrá parece, o bien absorbido por el epicentro antioqueño y la explosión de referentes y oportunidades en la capital, o bien desatendido y olvidado por las administraciones municipales. Basta con recorrer la ciudad para encontrarse el “desarrollo” sobre lo que era otrora la casa de la pintora Lola Vélez o un casino donde solía estar el teatro Iris. Este fenómeno, tanto en lo material como en lo inmaterial, ha perdurado más en el tiempo que los agotados, desfinanciados y olvidados bastiones bellanitas del esplendor creativo y artístico del siglo pasado.

Particularmente el sector teatral, con una trayectoria de más de treinta años en la ciudad, habiendo construido escuela y público para las artes escénicas, afronta recientemente una dosis de estos despropósitos históricos y patrimoniales. No por ser dosis, deba de entenderse que es la primera vez que sucede. Sara Flores, de la corporación Tecoc, explica detalladamente como empresas específicas (en ocasiones operadoras externas al municipio), designadas para el manejo de los recursos de la cultura y otros asuntos contractuales de la administración, han retrasado el pago de honorarios por funciones presentadas hasta cinco meses atrás, además de usufructuarse por la tercerización del presupuesto para eventos de ciudad que, pese a las fluctuaciones económicas del país y el incremento en el presupuesto anual del sector cultural, no ha visto incremento hace más de seis años.

 Durante más de veintiún años se viene celebrando la semana del teatro en el municipio, un evento masivo y descentralizado que pretende llegar estratégicamente a diferentes poblaciones en las comunas, visibilizando así el legado teatral y escénico de los diferentes grupos y corporaciones artísticas. Desde la gratuidad o con precios accesibles para los asistentes, ofrecen una labor que ha dignificado ese epíteto tan pírrico para los actores y gestores del arte y la cultura bellanita.

Este año, la red municipal de teatro se ha negado a realizar la tradicional semana, a razón del desfinanciamiento, el retraso en los pagos a los actores y gestores culturales, la ausencia de mecanismos democráticos y transparentes para la contratación, la tercerización en las contrataciones y el congelamiento a la oferta presupuestal para eventos de ciudad, pese al incremento anual en el presupuesto de cultura. Todo lo anterior se convirtió en demandas que, volcándose en un plantón artístico, el pasado miércoles seis de abril, a las afueras de la alcaldía, sentaron la inconformidad del gremio con los procedimientos y presupuestos de la administración y su secretaría de cultura.

Hasta entonces los actores y gestores culturales del teatro y las artes escénicas han conseguido entablar interlocución para establecer requerimientos claros y escuchar las propuestas de la contraparte; sin embargo, aún no se concretan acuerdos. En consecuencia, los artistas han elevado un derecho de petición al alcalde para que escuche uno de los sectores más organizados a nivel artístico y cultural de la ciudad, y mantienen su posición de protesta exigiendo respeto y dignidad, no solo al sector teatral, sino a los artistas mismos.

Concluyen los artistas que el legado teatral, y en general de los distintos procesos culturales, requiere del apoyo y la participación de las comunidades. El espectador, tal como en la propuesta del brasileño Augusto Boal, desempeña aquí un rol fundamental en la resolución de los conflictos. La participación del publico y la cohesión comunitaria puede resultar en estos casos de abandono administrativo una alternativa que favorezca y dignifique el quehacer del artista. La invitación es a asistir a los procesos de escuela y oferta cultural que se desarrollan en las diferentes salas y espacios emergentes de la ciudad, apoyar los encuentros de discusión y manifestación de las necesidades de los distintos sectores artísticos y difundir y participar en las obras de las corporaciones culturales y los procesos emergentes y de base.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s