El debate frustrado sobre el sistema pensional

Por Rubén Darío Zapata

Foto: unperiodico.unal.edu.co

A principios de marzo, el candidato presidencial por el Pacto Histórico lanzó a la opinión pública una propuesta para resolver el problema pensional que hoy enfrenta el país. Desafortunadamente, sus contradictores políticos, en vez de debatir seriamente la propuesta, se fueron lanza en ristre contra el candidato, cuestionando no precisamente la propuesta de reforma al sistema pensional sino la idea de tomar algunos recursos de los fondos privados para resolver el déficit de Colpensiones.

El propio presidente Duque, violando el mandato constitucional que le prohíbe participar en política, acusó a Petro de querer expropiar las pensiones de los colombianos, y su acusación fue replicada por el candidato de la extrema derecha, Federico Gutiérrez. De esta manera, tanto el gobierno como los opositores de Gustavo Petro han logrado neutralizar el debate y reducirlo a mero chismorreo.

¿En qué consiste el problema pensional?

El actual sistema pensional es dual y está compuesto por dos regímenes. Uno público, que se denomina régimen de prima media y es administrado por Colpensiones; y otro administrado por los fondos privados, que es un régimen de ahorro privado. Son dos metodologías distintas de financiación de las pensiones que, sin embargo, compiten entre sí. El primero funciona como un régimen de solidaridad intergeneracional, donde los afiliados que van entrando al sistema financian las pensiones de quienes se van pensionando; el otro, en cambio, funciona como una cuenta de ahorros privada donde cada trabajador ahorra para su pensión con el propósito de que este ahorro sea capitalizado a través de las diversas inversiones que llevan a cabo los fondos privados.

El problema es, según advierten los analistas, que el actual sistema realmente no garantiza una pensión digna para los colombianos en su vejez. Según explica el doctor Carlos Ballesteros en un espacio de youtube (https://www.youtube.com/watch?v=-hIf7Mp3q5s), ninguno de los dos regímenes lo logra: ni Colpensiones ni los fondos privados. “Casi todos los analistas de este tema señalan que fue un error poner a competir en el mismo nivel prácticamente a Colpensiones con los fondos privados”.

Y es que, según las cifras emitidas por el propio Asofondos, gremio que agrupa a los fondos privados de pensiones, de los 6,5 millones de adultos mayores en el país, solo 1,6 millones gozan de pensión y más de 3 millones no cuentan ni con pensión ni con subsidio. De seguir esta tendencia, advierte Santiago Montenegro, presidente del gremio, para 2025 habrá en Colombia 14.5 millones de adultos mayores, de los cuales más de la mitad no tendrán ni pensión ni subsidios.

Esto es, según el doctor Ballesteros, un drama mayúsculo, pues se trata de las condiciones de vida de las personas en esta última etapa de su vida, cuando ya han entregado buena parte de sus energías al trabajo y se encuentran en condiciones extremas de vulnerabilidad. Por eso este hay que abordarlo como un problema político y no meramente técnico.

¿Por qué el sistema pensional no pensiona?

Parte de las razones por las cuales el actual sistema pensional no garantiza la pensión digna de buena parte de sus afiliados es por la competencia entre Colpensiones y los fondos privados. Según advertía Francia Márquez, la fórmula vicepresidencial del Pacto Histórico, en un debate reciente, “Colpensiones tiene 1,5 millones de pensionados, pero solo tiene afiliados como cotizantes activos a 2,5 millones, mientras que los fondos privados tienen 247.000 personas pensionadas, pero tienen cotizantes activos a 6,5 millones”.

El presidente de Asofondos, Armando Montenegro, sostiene que eso se debe a que el promedio de edad de los afiliados a los fondos privados es de 35 años, razón por la que aún no están en edad de recibir pensiones, y que estas entidades tienen apenas 27 años de existencia, desde la creación de la Ley 100 en 1993. En cambio, Colpensiones existe desde 1945, cuando era parte del famoso Instituto de Seguros Sociales, entidad extinguida precisamente por la ley 100.

Pero estos datos no hacen más que describir la situación sin explicar sus causas. Realmente, a partir de la promulgación de la ley 100 y la creación de los fondos privados, estos y el gobierno iniciaron una estrategia de desprestigio de Colpensiones y de promoción de los fondos privados, anunciando sus supuestas ventajas. Se decía entonces que la gente que alcanzaba un buen monto de ahorros podía prejubilarse antes de tener la edad para pensionarse, que, en todo caso, si cumplía la edad para pensionarse sin haber cotizado las semanas suficientes podía recibir el bono pensional que resultaría incluso mejor que las pensiones otorgadas por Colpensiones y que, en fin, si su cotización era alta, podía tener pensiones por encima de tres y cuatro salarios mínimos. La historia ha venido a demostrar que era todo lo contrario.

Como si fuera poco se promovió la corrupción dentro de la gerencia de las empresas, donde muchos administradores trasladaron, por una comisión y sin consulta previa, a sus trabajadores del régimen público a los fondos privados o afiliaron los nuevos empleados a estos últimos sin preguntarles. El caso es que hoy, ante las evidencias incontrovertibles, el sistema judicial está inundado, según advierte Carlos Ballesteros, de demandas de los trabajadores contra su afiliación al fondo privado y exigiendo su traslado a Colpensiones. Y es que finalmente, mientras Colpensiones está entregando a sus pensionados mesadas que van entre 65 y 80% del promedio del salario devengado en los últimos 10 años, los fondos privados apenas alcanzan a pagar mesadas alrededor del 33% de este promedio.

Por lo demás, lo que hace que la gente no se pensione en ninguno de los dos regímenes, aun cumpliendo la edad para ello, es la inestabilidad laboral, que impide que al final de la vida laboral la persona haya completado el total de las semanas cotizadas que le exige el sistema. Adicionalmente a ello, Colpensiones entrega una pensión de por vida, que cuando sus fondos no alcanzan los cubre el presupuesto nacional. Pero igual ocurre con los fondos privados que calculan una mesada según la esperanza de vida. Si el pensionado vive más tiempo, es el Estado el que debe asumir el pago. Eso, desde luego, genera un hueco fiscal muy grande para el Estado y, sin embargo, no resuelve la situación de todos aquellos que aun después de trabajar mucho no alcanzan una pensión.

¿Cuál es la propuesta de Petro?

La propuesta de Petro para resolver este problema es fortalecer el régimen público de pensiones a través de un sistema de pilares. El primer pilar es gratuito para las personas que no alcanzan una pensión, y lo administra el Estado. El segundo también lo administra el Estado y es para los trabajadores que están en capacidad de cotizar hasta cuatro salarios mínimos. Y el último pilar es para aquellas personas de altos ingresos que quieren una pensión superior. Esas personas podrían completar sus pensiones depositando, adicional a lo que cotizan en Colpensiones, una cuota en los fondos privados. En este caso, Colpensiones no compite con los fondos privados, sino que se complementa con ellos.

“También Asofondos propone hoy un sistema de pilares –explica Ballesteros–. Pero donde Colpensiones se queda administrando los llamados Beps (Beneficios económicos periódicos), mientras los fondos privados administran la totalidad del fondo contributivo. Porque el interés es definitivamente lucrarse de los ahorros de los contribuyentes”. Esta afirmación se corresponde con algunas columnas de opinión publicadas recientemente por el economista Salomón Kalmanovitz, donde muestra que los fondos privados de pensiones han terminado por convertirse en uno de los grandes negocios en el mundo, sin que ello implique mejores condiciones para los pensionados.

Adicional a la propuesta de pilares, Petro lanzó una más coyuntural que consiste en tomar una suma (18 billones de pesos), del monto que hoy existe en los fondos privados de pensiones para resolver el déficit que enfrenta Colpensiones. Esos 18 billones serán empleados por Colpensiones para pagar las pensiones vigentes, que hoy tienen que ser asumidas por el presupuesto nacional. De esta manera, el gobierno disminuirá las transferencias que tiene que hacer cada año para el pago de pensiones y este dinero podrá utilizarlo, según lo concibe Petro, para pagar hasta media pensión a los adultos mayores que no han podido acceder a este beneficio.

¿Qué tiene esto de expropiación?

Según el doctor Carlos Ballesteros, la Constitución en el artículo 48 dice claramente que los recursos de la seguridad social no se podrán emplear para otros asuntos. Eso significa que dichos recursos no son privados ni, estrictamente hablando, públicos. “Cierto que esos recursos son de la persona que está ahorrando, pero tienen un condicionamiento: que se utilicen para la pensión o para la devolución de saldos. Si fueran en sentido estricto propiedad del ahorrador, este podría retirarlos cuando quisiera. Pero eso no es posible porque están destinados a la pensión”.

Los fondos privados tienen hoy en su haber 358 billones de pesos, que son en su mayoría ahorros de sus afiliados. Eso es mucha plata, según lo ve el doctor Ballesteros y, por tanto, parece irracional que, con esa existencia, el sistema no pueda garantizar las pensiones de los colombianos. “Supóngase –reflexiona Ballesteros– que se emite una ley según la cual a partir de la fecha los fondos privados no seguirán administrando los ahorros pensionales en Colombia. Esta plata pasaría automáticamente al único administrador que quedaría. Eso no es expropiar, pues la ley dice que esa plata no es de los fondos, sino del sistema. Ellos son simples administradores. Colpensiones tendría entonces un capital de 358 billones de pesos que le garantizaría el pago de la totalidad de pensiones por muchos años, lo cual podría ser una medida para sostener financieramente el régimen de Colpensiones, que es del Estado”.

Ballesteros, incluso, es más radical que Petro en su concepción de la reforma al sistema de pensiones. “Nosotros creemos necesario que el sistema público se fortalezca. Yo sería partidario del sistema de pilares que se propone, pero como una transición hacia la desaparición de los fondos privados como administradores del sistema pensional. Es que aquí no debe haber ánimo de lucro. Estamos hablando de un derecho que el Estado debe garantizar”.

Un poco de historia

Según cuenta el profesor César Ferrari, de la Universidad Javeriana, en una entrevista del 22 de marzo para el espacio Panorama Económico: la Voz del Derecho, el sistema pensional nació en Alemania en el siglo XIX durante el gobierno de Bismark; entonces era y sigue siendo un sistema público. Los sistemas privados realmente se inventaron hace muy poco en Chile y casi toda Suramérica ha tratado de replicar estos fondos privados. “Los resultados creo que son más o menos conocidos –explica Ferrari-… Lo que motivaba la protesta (Chile 2019) era, entre otras cosas, que los fondos de pensiones generaban unos sistemas de pensiones que empobrecían a la gente. Porque, según un informe que se hizo durante la presidencia de la señora Bachelet, el promedio de la pensión era el 27% del salario promedio de los últimos 10 años”.

Ferrari comenta que en Colombia una persona que gana alrededor de cinco millones de pesos en un fondo privado obtiene una pensión cercana a 1.5 millones de pesos, muy parecido a la situación chilena. De esta manera, la gente que cotiza en los fondos privados pasa de la noche a la mañana, al pensionarse, de tener una situación medianamente próspera a una situación de empobrecimiento drástico. Y al final, los hijos tienen que completar la pensión de sus padres, lo que también lastra la situación de aquellos.

Esta situación ha hecho que muchos países donde se habían creado sistemas pensionales que ponían la administración de los recursos en los fondos privados hayan terminado por revertir la política. El doctor Ballesteros menciona al respecto un informe reciente de la OIT, que muestra que hoy la mayoría de sistemas pensionales de los países en el mundo son públicos.

Cierto que en algunos países europeos los sistemas públicos conviven con los fondos privados, pero estos últimos, según menciona el profesor Ferrari, en su mayoría no responden al ánimo de lucro. También hay que reconocer que los sistemas públicos tienen sus propios problemas, entre los que resalta la necesidad de atender las pensiones con recursos del presupuesto nacional. Pero, según resalta el profesor Ferrari, hay que destacar que los sistemas pensionales que mejor funcionan en Europa, como el danés y el inglés, garantizan el total de las pensiones con recursos del presupuesto nacional. Así que una reforma pensional donde el Estado administre los recursos y garantice las pensiones para todos requiere de otras reformas estructurales: la formalización y dinamización de la economía de tal manera que genere empleos dignos y estables; una reforma tributaria equitativa, que garantice recursos suficientes para que el Estado cumpla con la seguridad social, cobrándole más impuestos a los más ricos y cada vez menos a los más pobres. Y, sobre todo, desterrar la corrupción que se come buena parte de los recursos del Estado.

Y si miramos el esquema como está al día de hoy, esa dualidad de regímenes, podemos observar que el propósito que quiso el Constituyente del 91 no se está cumpliendo. Ni lo logra Colpensiones ni los fondos privados. El cuestionamiento entonces no se hace a uno de los dos regímenes sino al sistema tal y como está concebido. Por eso, la mayoría estamos de acuerdo en que el sistema hay que modificarlo estructuralmente. La pregunta que habría que hacerse entonces es cuál de los dos sistemas creemos que debe subsistir. O si es posible que subsistan los dos en distintos niveles”.

Fotos: questiondigital.com y caritasalamanca.org

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s