Lecciones de escuela

Por Cristina Arias Galeano

Imagen tomada de sersaludables.org

«Tenemos que parar el intox para que el detox funcione». Esta expresión la escuché después de un par de años de haber empezado con mi estilo de vida saludable, pero sé que fue el momento correcto, porque antes no la habría asimilado. ¿Por qué? Porque sin miedo a equivocarme, en la vida uno no aprende por experiencias de otro… pero la buena noticia es que la vida es una escuela y las lecciones se aprenden cada día.

Muchos nos asustamos al escuchar tantas definiciones o modas que nos hacen creer que somos los peores, que nos hacen sentir culpables, con remordimientos y no nos dejan avanzar, así que, con la conciencia plena, enfocada en usted como se lo mencioné en el último texto, empezaremos juntos esta tarea. Empezaré a enumerarle las claves más generales y sin duda las más importantes que me han ayudado no solo a mí sino también a todas las personas que hoy en día dan testimonios de que cambiar su estilo de vida ha sido la mejor decisión que han tomado.

Vamos con el primer punto: dormir bien; ¡ah fácil! dirá usted, ¡es mi deporte favorito!, pero tenga cuidado que esto no significa que se la va a pasar todo el día durmiendo, o que necesita más de las 8 horas que son las recomendadas científicamente para descansar. A veces se duermen muchas más horas, e igual así no se siente el descanso; lo más importante con esto es que respete su ciclo circadiano (veinticuatro horas) y deje que los únicos que trabajen en la noche–madrugada sean sus órganos de desintoxicación. ¿Cómo así? Sí, son los únicos a los que les encanta hacer turnos nocturnos, pero solo  lograrán hacer efectivo su trabajo si usted está durmiendo como un angelito. Y le dejaré el primer dato: el órgano más importante que desintoxica su cuerpo es el hígado y su horario favorito de trabajo está entre la 1 y 3 am. ¿Qué cree realmente qué piensa su hígado si usted siempre lo somete a horas extras despierto y peor aún, llenándolo de litros de alcohol?

El segundo punto es: elimine el azúcar refinado. ¡Ay, Cris! ¿usted también con eso? Lo sé, es un ingrediente bastante difícil de decirle no, pero este maravilloso ingrediente que endulza nuestras vidas está por todos lados, y si no me cree, lea en el supermercado los ingredientes de los enlatados y los enfrascados y se dará cuenta que le añaden azúcar a todo. Pero están pensados para que en su cuerpo se genere una adicción a la comida, porque el azúcar, muchos nos dicen, es mucho más adictivo que la heroína. Así que por favor deje de poner el azúcar en la lista del mercado y deténgase un poco a leer los ingredientes de los alimentos procesados que compra para su casa. Con el tiempo, si se anima, descubrirá que muchos alimentos son naturalmente dulces y los podrá reemplazar.

El siguiente, y para mí el más misterioso, es el señor gluten. He pensado mucho en esta proteína últimamente, sobre todo porque es la dieta más atractiva de mis colegas, porque aquí en Alemania el rey es el pan y no la arepa, aunque lo único que tiene gluten no es el trigo y no viene solo en el pan. Seguirá cuestionándose por qué usted sigue leyendo a esta loca, pero vea le cuento: yo no soy una persona celíaca (que sufre de mala absorción de los alimentos) y espero que usted tampoco, pero el gluten causa un daño acumulativo, crónico y lo va a notar con los años; el gluten ahora está asociado a enfermedades que «no sentimos“, como la mala absorción de los alimentos, porque estos causan un daño en las células del intestino. ¿Y usted se ve el intestino? ¡No! Y como no lo ve, usted se relaja. Pero hay enfermedades más preocupantes que se han estado asociando con el gluten: demencia, asma, convulsiones, autismo y esquizofrenia. Yo lo entiendo simplemente como un alimento bastante inflamatorio, por eso trato de evitarlo, así que ahí le dejo la duda, para que lea e investigue.

El siguiente ingrediente en su cocina que le voy a sugerir que elimine de su dieta diaria son los lácteos, pero sobre todo la leche, y por favor, nada de comprar leche libre de lactosa, que esta es mucho más procesada y su nivel de azúcar es mayor. Medítelo de verdad, porque esta también daña su mucosa intestinal. Así le hayan enseñado toda la vida que beber cantidades de leche como un ternero le ayudará a mantener el calcio para sus huesos, pues no es la única fuente de calcio que tiene a sus manos: alimentos como la col rizada, espinaca, garbanzos, tofu, almendras, algunas algas, semillas de chía, amapola y el rey para mí, las semillas de ajonjolí, son ricos en calcio.

Si definitivamente piensa que no va a vivir sin los lácteos, trate de disminuirlos de su dieta diaria, consúmalos eventualmente, y aproveche mejor en primera instancia el proceso artesanal de los quesos, y ojalá que sean madurados; se lo planteo así porque todo es un proceso, y debemos vivirlo de la mejor manera siendo muy amables con nosotros mismos. Hago hincapié en este último, porque para mí fue uno de los ingredientes más difíciles de eliminar. Soy totalmente consciente que no es lo más fácil del mundo, sobre todo porque tendemos a desear las cosas en el instante, pero solo debemos ser pacientes, ensayar, caer en el error y volver a hacerlo.

Seguiré insistiendo en que no hay nada más bello que conocerse a uno mismo. Por eso, la alimentación es para mí, ahora, la clave de la salud o de la enfermedad; no dejaré de reiterarle que lo haga  conscientemente, que no coma por saciar antojos, que se alimente con plena conciencia de los nutrientes que su cuerpo necesita, y que no requiere comprar productos costosos. Solo vuelva la mirada atrás y pregúntese cómo lo hacían nuestros antepasados, pues va a encontrar que todo se preparaba en casa, de la manera más sencilla, empleando métodos de conservación como la fermentación que es tan buena para nuestra microbiota intestinal, y en donde se incluía en la dieta plantas tan maravillosas como el Aloe Vera: lea un poco sobre ella, y la va a amar tanto como yo.

Instagram: @mujer.alimento

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s