“Llegó un grupo del ejército disfrazado…disparando y masacrando a la población civil”[1]

Foto: Tomada de kienyke.com

Por Emmanuel Rozental

Hechos

  1. Cobardía
  1. 7:15 am, 28 de marzo. 25 hombres del ejército nacional llegan a la vereda Bajo Remanso del municipio de Leguízamo, Putumayo. Se celebra un festival para recaudar fondos. Termina la fiesta. Comunerxs vieron cómo estos soldados vistieron un camuflado, cubriéndose los rostros. Gritan insultos y dicen pertenecer al Carolina Ramírez de las FARC. Disparan obedientes contra la gente y los ranchos. Matan sin piedad. Entre 11 muertos y 18 y desaparecidos. Rematan heridos y abandonan otros para dejarlos morir. La comunidad huye. Los heridos que sobreviven son señalados como terroristas.
  2. Tanto los cuerpos de lxs asesinadxs como los victimarios son recogidos por helicópteros del Ejército. Llegan lanchas artilladas del mismo.
  3. El Ejército, el presidente Duque, el ministro de Defensa presentaron los hechos como un éxito de la guerra contra bandidos, felicitando a los cobardes asesinos bajo su mando. Un montaje burdo se desarrolla según el cual:
    1. Hubo un combate
    1. Los muertos, incluido el gobernador indígena asesinado, son narcoterroristas y bandidos y estaban armados -les ponen armas cerca de los cuerpos.
    1. Dicen haber incautado material de guerra que es exhibido en manteles blancos.
    1. Soldados en camas de hospital simulan haber sido heridos en combate y recitan ante los medios un guion prefabricado.
  • Las denuncias, testimonios, videos, evidencias de lxs sobrevivientes y organismos de derechos humanos en tiempo real son reducidas a “una versión que debe investigarse” y se contrastan con el montaje del Ejército, del presidente Duque y del ministro de defensa, con el apoyo cómplice de la Fiscalía y las “autoridades” que incluyen al alcalde local, al gobernador del departamento, a los medios de paga y a todo el andamiaje de terror y propaganda del gobierno y del Estado. Este cobarde operativo de terror anticipa convertir la verdad de los sobrevivientes de un falso positivo develado en flagrancia, en silencio de víctimas inermes. La verdad oficial preconcebida es una orden que activa los dispositivos de terror, encubrimiento y propaganda.
  • El horror al que son sometidas las víctimas en un resguardo indígena, escogidas para la masacre en un costoso operativo pagado con recursos públicos y planificado al más alto nivel, lejos de conmover y generar la empatía espontánea que surge de ponernos en el lugar de ellas y ellos, se distorsiona en dudas, silencios y esperas en esta sociedad enferma. Es menospreciada como siempre porque las víctimas no son “gente de bien” sino indios y campesinos del Putumayo de quienes se puede dudar. Son apenas habitantes del remoto e incivilizado olvido. ¡La ira, el dolor, el horror se canalizan como votos en la campaña electoral! El fraude queda tras esta cortina de humo y de sangre.

Se silencian, irrelevantes, las hermosas, dignas y valientes denuncias de ira y dolor de sobrevivientes en el infierno. La ira solidaria se nos ahoga. El cálculo y el desprecio se afianzan.

  1. Supremacía
  1. Jueves 10 de marzo de 2022, 3 días antes de las elecciones al congreso y las consultas presidenciales. El presidente Duque se reúne con Biden por invitación de este último. Que el presidente saliente con el mayor nivel de rechazo en la historia de Colombia -de por sí un logro- haya sido invitado a la Casa Blanca, como anticipo a las elecciones, es de por sí e independientemente del motivo de la visita, un contundente mensaje de apoyo irrestricto a un régimen ilegítimo, corrupto y asesino.
  2. Biden designará a Colombia como un aliado principal “extra-OTAN”. Colombia es un socio global de la OTAN desde 2017 y el principal aliado militar de los EEUU en América Latina, donde solo Brasil y Argentina tienen este estatus. Los aliados “extra-OTAN” acceden a material de guerra, privilegios en compra de tecnología espacial y para proyectos militares cooperativos (ordenados desde el Pentágono), reciben préstamos para equipos y materiales de investigación de guerra y “seguridad”. En el contexto de la guerra OTAN-Rusia que conduce a la masacre y desplazamiento del pueblo ucraniano bajo el ataque ordenado por Putin, Biden afianza la “Democracia Genocida”, garantizando que siga sometido por la vía del terror un pueblo para que el Estado colombiano proteja la expoliación de riquezas, recursos, trabajo y territorios en beneficio del capital colonial.
  3. Este anuncio, 3 días antes de las elecciones es un contundente mensaje de respaldo del presidente Demócrata al orden narco-fascista-mafioso. El ejército de los falsos positivos, de las “mafias” para encubrirlos, consolidando alianzas con narco-traficantes y masacrando civiles y líderes sociales, protegiendo megaproyectos y empresas extractivistas que amenazan, desplazan y destruyen pueblos y territorios, que, junto con la policía masacra a quienes se movilizan en protestas pacíficas y que es la fuerza pública más grande y poderosa del continente, que arma civiles y paramilitares para matar, despojar y someter pueblos, mantendrá con el apoyo de la mayor alianza militar del planeta, por la fuerza, el orden colonial y de miseria por ganancias desde Colombia.

Más allá y mucho más acá de por quien votar en estas elecciones. Necesitamos asumirnos con realismo y valor más acá del entusiasmo de ilusiones por deseos compartidos y promesas inalcanzables. No basta con que en las elecciones gane del Pacto Histórico para que se acaben los falsos positivos, la guerra, el hambre, el racismo, la injusticia social y todos los males que este aparato de terror sostiene. El operativo-masacre contra pobladores del Bajo Remanso ordenado desde la presidencia y la incorporación a la OTAN del aparato de terror-mafioso-extractivista mal llamado “fuerza pública” son órdenes imperiales-coloniales a sus élites narco-mafiosas serviles.

O nos organizamos de todas las maneras y en todos los ámbitos posibles para acabar con este Estado sometido y criminal, o seguimos sometidxs con todas las complicidades a la normalidad del desprecio para la ventaja.


[1] De una de las denuncias escritas por testigos de la masacre.

3 comentarios en ““Llegó un grupo del ejército disfrazado…disparando y masacrando a la población civil”[1]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s