¿Qué Esconden los Idiomas?

Por Rye Bonfanti

Suele pasar que celebramos a la gente LGBTQ+ cuando sale del clóset. Se les suele llamar valientes. Como si ahora fuera oficial. Una acción difícil de hacer sí, pero ya está cumplida. Pero el mundo está lleno de closets. Cuando no existes dentro del género binario, es decir, cuando no te identificas ni como hombre ni como mujer, a menudo el clóset tiene una puerta giratoria.

Como una persona no-binaria, me he dado cuenta de las formas en que el idioma español hace que sea un reto no querer esconderse en la oscuridad. Inglés es mi primer idioma, y me pueden llamar gringe. Me parece que los adjetivos son los peores. Me resulta difícil no huir de ellos, sobre todo si no conozco bien a alguien. ¿Estoy listo, lista o liste? ¿Guapo, guapa o guape? ¿Corrijo a los demás? ¿Sigo adelante? ¿Estoy preparade para entrar en guerra con la RAE? Al fin y al cabo, mi clóset tiene al menos un espejo donde sé que puedo verme: mi verdadere yo.

En el campo de la lingüística existe un largo debate sobre la naturaleza del lenguaje para controlar nuestras percepciones. Se remonta a dos lingüistas, Edward Sapir y Benjamin Whorf, que postularon que nuestros pensamientos y acciones están determinados por la lengua que hablamos. Muchos lingüistas se oponen a la hipótesis de Sapir-Whorf en su forma más fuerte, pero la hipótesis puede verse en acción en menor medida cuando observamos, por ejemplo, el género gramatical. Los lingüistas han comprobado cómo los hablantes de alemán y español describen objetos como «el puente», que es gramaticalmente masculino en español y femenino, «die Brücke», en alemán. Descubrieron que lxs hispanohablantes eran más propensos a utilizar adjetivos estereotipados masculinos para describir el puente como fuerte, imponente y peligroso mientras que lxs hablantes de alemán eran más propensos a hacer lo contrario, describiéndolo como hermoso, elegante y bonito.

En inglés, a diferencia del español, los adjetivos no tienen género gramatical. El único género gramatical en inglés es el de los pronombres. Para marcar su existencia fuera del género binario, muchos angloparlantes no binarios piden que se les refiera como they/them/theirs cuando se habla de elles en tercera persona. Esto es lo suficientemente fácil para que el hablante corriente de inglés lo capte y lo utilice.

Durante siglos, los angloparlantes han utilizado la tercera persona del plural they/them/theirs para referirse a alguien en una situación en la que se desconoce su género. Por ejemplo, si se encuentra el teléfono móvil de alguien, se puede decir: «Somebody lost their phone», y el «their» aquí es singular. Al utilizar el lenguaje inclusivo como tal en inglés, la persona no binaria no necesita referirse a su propio género constantemente, sino que es su red la que lo anuncia y mantiene. En este sentido, el género es un proyecto comunitario.

Esta diferencia entre el español y el inglés me dio bastante dolor de cabeza cuando empecé a aprender español en 2016. En ese momento, estaba aceptando mi propia identidad de género. Me había mudado a Ecuador para enseñar inglés con poco conocimiento del idioma español y, con determinación y la ayuda de amigxs, fui capaz de aprenderlo con fluidez en aproximadamente un año. Durante este tiempo, tuve que ocultar mi emergente identidad de género a mí mismx y al mundo. Me preguntaba: ¿cómo puede unx estudiante de una lengua ser tan arrogante como para cambiarla? ¿Intentaba yo, como angloparlante, colonizar la lengua? Me escondí detrás de esta trampa de culpabilidad que me había creado, pero el hecho de que me llamaran «él, el man y chico» durante más de un año me hizo comprender lo incómode que me sentía al ser llamade hombre.

Esto es similar a como Louis Moffa, une profe de italiano, describió su propio despertar de género a través de su aprendizaje de italiano en el reciente artículo del New York Times, «How Language Classes Are Moving Past the Gender Binary». Elle dijo: «No pensé mucho en mi propia identidad de género hasta que empecé a pensar y expresarme en italiano… Cuando pensé en que la realidad es mucho más compleja que una serie de binarios, me di cuenta de que mi propia identidad y expresión nunca podrían residir realmente dentro de esos confines».

Puede que haya llegado a comprender mi relación con el género binario al final de mi estancia en Ecuador, en 2017, pero no me sentía segure expresándolo abiertamente. Me ponía un vestido para salir de vez en cuando, pero incluso escondí mentalmente esta expresión como si fuera nada más que una elección de moda.

Tenía miedo de las consecuencias profesionales, del estigma social y de hacer daño a mi familia de sangre. Enseñé inglés a inmigrantes durante tres años en Nueva Orleans y me enfrenté a la dificultad de: ¿Cómo podía enseñarles al mismo tiempo a decir mi nombre en inglés mientras aprendían conceptos básicos sobre lo que es el género? Si les corregía cada vez que se equivocaban con mi género, ¿se sentirían menos segurxs de sus capacidades?

Entonces llegó la pandemia en marzo de 2020. Se suponía que iba a ir a Colombia en un programa de intercambio en tres meses, pero el mundo, necesariamente, se había cerrado. Por primera vez en todas nuestras vidas, vivíamos sin una mirada social a la que ajustarnos. A pesar de todos los horrores que trajo la pandemia, este respiro de las opiniones de lxs demás fue una gracia salvadora. A mi llegada a Colombia, en septiembre de 2021, por primera vez me sentía plenamente segure de mi identidad. Tanto es así que supe que estaba liste para empezar la terapia de reemplazo hormonal. En este punto, el aspecto más desafiante de mi propia aceptación viene de navegar por la gramática española. Sé que estoy jugando un delicado equilibrio de seguridad, inteligibilidad y representación cuando me refiero a mí misma con la e o la a. Puedo ser un ejemplo más de la realidad del género fuera del binarismo ante lxs demás. Sin embargo, ya esté dentro del clóset o no, mi proceso ha hecho que mi confianza siempre brille con intensidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s