Poesía – Walther Espinal

En el bus

Hay quienes apoyan su cabeza en la ventanilla

y de su oído gotea

la lluvia que abre el día.

Otros pasajeros celebran el arribo a su destino

cantando.

Y el amor evocado en la última banca

palpita en la luz intermitente.

En el bus los paisajes huyen como la cinta

del cassette.

Chispa

Busqué una chispa de inspiración

en las esquinas más templadas

de mi tiempo y tras el cristal espiaba a las aves

hasta tirar al piso esa vidriera

pude ver una manzana incinerada

como el cerro Quitasol de mi infancia

al lado de algunos amores yertos sepultados

Por mi cabeza fluye una peña

laberinto donde un niño golpea a la pared

ventana al mar con luz de fondo

En la ciudad que huelo con nostalgia

en el lienzo del día pinto un tren el bus la moto

un taxi

O los domingos en que las muchachas

de cortas pantalonetas

abren la puerta

secan el balcón

decorado sinuoso para estas montañas asediadas

por la belleza

EL POEMA COMO LOS DUENDES

cada vez

es más difícil

de cazar.

Distante

a las estrofas

donde huele

a verso.

Helado y sorpresivo.

Poema

en los pasadizos

del sueño.

Y esquivo

a nuestro amor

de papel.

Walther Espinal. Medellín, 1980.

El poema es ojo explorador de las horas sin oficio, tiempo para comulgar con el instante que es hoja, insecto, piedra, excusa que se impone en la arquitectura del pensamiento, promesa que talla en el zapato y nos recuerda el color de las ausencias, las formas y tamaños de la esperanza.

Los poemas aquí publicados hacen parte del libro El paso a la palabra (2021).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s