Las enseñanzas del Mallku

Por Atawallpa Oviedo Freire

Felipe Quispe Huanca, ‘el Mallku’, Foto: EL DEBER

En el mundo andino no se le reconoce como Mallku (maestro, guía, líder) a cualquiera. A muy pocos se les concede esta denominación. Ni siquiera a Evo Morales se le ha reconocido así. Felipe Quishpe es uno de los pocos con la condición de Mallku.

Se puede coincidir en todo o en parte con él, pero su gente lo veía como una autoridad o un jefe, a quien, hasta sus adversarios, respetaban y admiraban. Tenía espíritu de guerrero, firme y consecuente con lo que decía. Por eso, le llegó a decir a Evo que era un “traidor” y hasta “un neoliberal con cara de indio”. No escatimó en enfrentar a cualquiera que él considerara que estaba equivocado.

Su camino dejó huella y hay mucho que aprender de su tránsito, tanto positivo como negativo, como todo ser humano. Empezaré por lo negativo, que es lo menor. Tenía una bronca tenaz hacia los blancos y mestizos, entendible pero no justificable. Es importante precisar que en Bolivia el mestizo es una persona de origen milenario que ha migrado a la ciudad y que ya no se comporta ni funciona desde su cultura, sino que ha asimilado las formas y creencias dominantes. Y blancos, son todos los que no sean de fenotipo andino.

Tuve la oportunidad de conocerlo personalmente y me llamó la atención que su fenotipo no era igual al de los típicos aymara, que genéticamente era más bien mestizo, pero indudablemente su cultura era plenamente ancestral y eso es lo importante, aunque él le daba mucha importancia a la condición física. Esta actitud “racializada” ha traído como consecuencia que cada vez haya una blancofobia (q´hara). No importa si un blanco tiene un pensamiento andino o de izquierda, al final es q´hara y debe ser rechazado. Así actuó con García Linera, a quién él mismo dice que lo utilizó para obtener dinero para la guerrilla, solo para eso servía por ser blanco. En La Paz se viene incentivando una guerra civil y toman como un elemento central la lucha racial; si estos grupos radicales aymara tomaran las riendas de Bolivia eliminarían o expulsarían a los blancos.

Lo que nos deja el Mallku es su experiencia luchadora y una indicación sobre el camino a continuar. Creyó de joven que la lucha guerrillera era el camino, pero fracasó, teniendo en cuenta, además, que cuando esos grupos toman el poder se convierten en nuevos dominadores, so pretexto de combatir a la burguesía y al imperialismo. Y llegan como Stalin a perseguir y hasta matar a sus propios compañeros. Eso ha ocurrido incluso en gobiernos progresistas que no triunfaron por la lucha armada; por ejemplo, en Ecuador enjuiciaron a más de 800 personas, encarcelaron a varios dirigentes indígenas y hasta mataron a 2 indígenas, un periodista y un general de la aviación que denunció actos de corrupción.

El Mallku se dio cuenta pronto que la fuerza organizada del pueblo era el arma más poderosa, y no la de unos cuantos salvadores. Y se encaminó a la organización, la educación y la formación de cuadros, logrando derrocar con paros y bloqueos al gobierno neoliberal de Sánchez de Lozada, aunque no fueron más allá y su vicepresidente Carlos Mesa subió al poder. Sin embargo, esto sirvió para abrir las puertas a un gobierno aymara cuando se presentaron como candidatos a la presidencia Felipe Quishpe y Evo Morales. Los sectores medios prefirieron a alguien que no fuera radical y votaron por Evo.

¿Qué hubiera pasado si ganaba el Mallku? No creo que hubiera llegado al extremo de expulsar a los blancos, simplemente su accionar hubiera sido que los “indios” manejen todo, empezando por el gobierno y luego desplazando a los blancos ricos en lo privado. Por eso siempre le criticaron a Evo que tuviera q’haras en su gobierno. Y lo han vuelto a hacer con Arce, no quieren ver a un solo blanco en ningún órgano. Prefieren a un “indio” de derecha como Rafael Quishpe (Tata), que a un blanco de izquierda o en su línea.

En su línea quiere decir que el Mallku no se reclamaba de izquierda, pues para él eran casi lo mismo que la derecha. Y abrió una tercera vía a la binaria que había sido impuesta por la sociedad criolla. Él era parte de la “indianista katarista”, aunque hay casi tantas facciones como miembros tiene esta tendencia, pues cada cual se proclama como la auténtica. En todo caso, lo importante es haber cuestionado el binarismo impuesto y hablar desde otras perspectivas y condiciones.

Esto conllevó a que se abriera paso a otra vía, el suma qamaña (vivir bien), el que lamentablemente fue tergiversado y deformado por Linera (socialismo comunitario), y consecuentemente por Evo que le creía todo. Por ello, el actual vicepresidente David Choquehuanca está tratando de reposicionarlo y reencauzarlo a sus principios básicos. Veamos que logra.

En las próximas elecciones, que se darán en marzo, el Mallku estaba de candidato para gobernador de La Paz, dándose cuenta que tenía que seguir utilizando el camino electoral para llegar al gobierno y desde ahí empujar cambios. Era la gran oportunidad de ver cómo actuaba desde un sitio así. Hubiera sido muy interesante ver su accionar como gobernador.

También hubiera sido interesante que tomara la vía autonómica con profundidad, pues si bien luego de la expulsión del presidente Sánchez de Lozada (en El Goni), logró también expulsar a todos los representantes del Estado boliviano en la región de Omasuyos en el departamento de La Paz, estableciendo un sistema autonómico, luego ganó Evo y reinstauró todo el sistema oficial y se acabó ese proceso. El Mallku no fue más allá y se acabó ese camino de auténtica autonomía. No como las que hizo Evo, que en realidad eran centralizadas en el gobierno y en el partido. Está por verse si el nuevo gobierno en funciones es capaz de hacer un verdadero proceso de autonomía plena y total.

Sigue quedando la duda si el posicionarse en el Estado colonial puede permitir una descolonización real y profunda, o si la toma del control del país por los “indios” implicará que hayan más “indios” ricos y más gente en el Estado, pero a la final solo servirá para empoderar a unos cuantos “indios” y todo seguirá igual, quizás menos pobres, pero manteniéndose la misma situación de desigualdad. Todo esto es lo que finalmente está en juego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s