Cacique Tundama, las raíces siguen vivas

Por Duber Mary Restrepo

Fotograma tomado de la película “Tundama”

Un territorio (presente y pasado)

En el fastuoso valle del río Chicamocha y rodeado por cuatro imponentes colinas, actualmente se encuentra el municipio de Duitama. Administrativamente está adscrito al departamento de Boyacá, limita al norte con el departamento de Santander, por el oriente con Santa Rosa de Viterbo y Floresta, por el sur con Tibasosa y por el Occidente con Paipa; su flora y fauna corresponden a los ecosistemas de páramo y al sistema montañoso de la cordillera oriental andina. De acuerdo al último censo nacional, es una de las ciudades con mayor calidad de vida acorde a su importante participación en el denominado Corredor Industrial de Boyacá, principalmente en lo que se refiere a las actividades comercial, educativa, industrial, transportadora y de servicios.

Desde el siglo VI a.c. hasta la conquista española en el siglo XVI, este próspero territorio fue habitado por la cultura muisca, una sociedad basada principalmente en la agricultura y el comercio con los grupos indígenas vecinos del altiplano cundiboyacense; su población estaba distribuida en pequeños asentamientos de 100 bohíos gobernados por un cacique. El área más al norte, en las colinas alrededor del antiguo lago de Duitama, estaba encabezada por el cacique y guerrero Tundama, quien para1537 tenía por jefes tributarios a los Caciques Onzaga, Soatá, Chitagoto, Susacón o Cabita, Icabuco, Lupachoque, Sátiva, Tutazá y Cerinza.

Un héroe muisca

La leyenda de El Dorado, susurrada al oído de los conquistadores españoles, fue razón suficiente para que, en el año 1536, un grupo de españoles, bajo el mando de Gonzalo Jiménez de Quesada, partieran desde Santa Marta hacia la cordillera oriental andina. Cuando ingresaron a la denominada Confederación Muisca en 1537, encontraron poca resistencia, excepto en el territorio del cacique Tundama que gobernaba el área más al norte alrededor de Duitama.

Tundama, cacique guerrero y bravío, en ningún momento contempló rendirse ante el usurpador; prueba de ello es, reportan los cronistas, que un grupo de españoles se encontró con un consejero muisca a quien le faltaba una mano y llevaba las orejas cortadas y colgadas del cuello; ese castigo lo obtuvo por haber osado sugerirle a Tundama un acuerdo pacífico con los españoles.

Frente a la perspectiva de la derrota militar, algunos muiscas optaron por el avasallamiento ante los conquistadores, otros eligieron la muerte lanzándose al vacío desde las peñas. Tundama se negó a la rendición. En palabras del historiador Javier Ocampo López, Tundama se convirtió en el héroe máximo de la resistencia indígena en el Nuevo Reino de Granada. Inicialmente enfrentó la embestida de Gonzalo Jiménez de Quesada utilizando sus territorios, que parecían islas rodeadas de pequeñas lagunas, para anular la ventaja de la caballería española ocasionándole enormes bajas a ellos y sus aliados; aunque Tundama continuaba desafiante, meses después una de sus fortalezas fue atacada, abriéndole una brecha por donde los españoles tomaron Duitama y por último capturaron a Tundama, quien fue asesinado en 1539 a martillazos por el capitán Maldonado.

La convicción de Tundama de proteger su territorio y su pueblo ante el usurpador, consecuente con la realidad observada por el comportamiento español de destrucción y muerte en los lugares ocupados, lo llevó a convertirse en un héroe en términos de resistir de manera valerosa y con determinación, alentado por una idea más grande que él mismo, de libertad y orgullo, a pesar de las escasas posibilidades de éxito que tenía ante sí.

Las raíces siguen vivas

A mediados de este año y a pesar de las dificultades por la pandemia, varios auto-cines en Colombia iniciaron sus presentaciones con un largometraje animado en 3D, titulado “Tundama”, creado y producido por dos jóvenes emprendedores boyacenses, Diego y Edison Yaya, quienes por 4 años y con más de 70 personas sacaron adelante este proyecto.

Además de estar técnicamente a la altura de las grandes producciones internacionales, parte de esta historia está contada en muyskkubun, lengua nativa que se extinguió tras la llegada del invasor español. 

“Tundama es entretenimiento, pero tiene un alto componente cultural que lleva a la gente a pensar en sus raíces, a cómo pudo haber sido esa historia. La película nos habla del amor por la naturaleza y la conexión ancestral que existe con ella, el amor por la familia, su importancia, y cómo debemos afrontar los problemas y la adversidad”, comentó Edison Yaya.

El cacique Tundama como héroe trasciende su momento histórico y se convierte en referente de identidad para los pueblos originarios del altiplano boyacense, quienes encuentran en la memoria otra forma de resistencia al olvido de su cultura y se presenta como una herencia viva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s