Conasfaltos se mueve por fuera de la ley burguesa

Por Betty Ciro

En la foto las operaciones extractivas de gravas y arenas naturales en Bello, Cortesia Mesa Ambiental de Bello

Para los habitantes de los barrios La Gabriela y Guasimalito del municipio de Bello, así como para los de El Remanso, La Asunción y La Misericordia, pertenecientes al municipio de Copacabana, Conasfaltos no es un buen vecino. Es que dicha “empresa de ingeniería aplicada a la gestión de proyectos de infraestructura vial y de minería de materiales para la construcción”, históricamente les ha generado a sus comunidades vecinas problemas pulmonares por la cantidad de materiales particulados que son dispersados diariamente a la atmósfera por la actividad que realiza. Además, como se trata de una actividad extractiva, esto también ha producido agrietamientos en algunas de las viviendas del barrio Guasimalito.

En 2006 los habitantes de Guasimalito iniciaron un calvario buscando soluciones a los problemas de sus casas; no obstante, según ellos, ninguna de las acciones jurídicas adelantadas prosperó, motivo que los llevó a preguntarse si acaso la justicia se pone del lado de los poderosos y la fiscalía, en vez de investigar, se dedica a tapar.

Pero Conasfaltos no solo se relaciona mal hacia el exterior; internamente, Tampoco respeta los derechos de sus trabajadores. La violación más flagrante se vive desde hace nueve meses por la suspensión del contrato de trabajo de 36 trabajadores, de los cuales 18 pertenecen al sindicato y cuatro son de la dirección de Sintraconasfaltos. La medida fue tomada por la empresa y la mantiene en forma ilegal, toda vez que, según el Código Sustantivo del Trabajo, la suspensión del contrato laboral no puede superar los 120 días, en el caso de Conasfaltos este tiempo ya se duplicó. Con dicha medida, también la empresa ha desconocido la jurisprudencia de la Corte Constitucional que ha establecido que, previo a llegar a la figura de la suspensión del contrato de trabajo, el empleador debe demostrar que utilizó los medios posibles para evitarlo y que, sin embargo, no tuvo otra salida.

Para Conasfaltos no fue la última medida sino la primera, tampoco lo hizo por falta de actividad económica: téngase en cuenta que el área de la construcción fue una de las primeras en reiniciar sus labores después del confinamiento estricto; el 27 de abril se retomaron las labores de la construcción. Los trabajadores que continúan con sus contratos suspendidos no se explican por qué no han sido reintegrados a sus labores, pues mientras ellos padecen hambre y todo tipo de necesidades, sobreviviendo prácticamente de la caridad pública, los compañeros que continúan laborando han visto incrementar su jornada laboral hasta doce horas diarias y sin derecho a descansar ni sábados ni domingos, porque el boom de la construcción continúa y es de Conasfaltos de donde obtienen su materia prima.

Más de ocho meses sin percibir salario

Desde el 24 de marzo de 2020, 36 familias han estado sometidas a todo tipo de privaciones económicas que van desde padecimiento de hambre hasta hacinamiento con familiares, pues se ha visto hasta 15 personas en una misma vivienda. Estas situaciones han generado estrés y delicados casos de depresión tanto en los trabajadores como en sus familias.

Héctor Cardona es el presidente de Sintraconasfaltos. Es uno de los 36 trabajadores que tiene suspendido el contrato de trabajo; asegura que además de esta violación a las normas laborales, la empresa también ha venido incumpliendo la convención colectiva, pues adeuda el auxilio sindical y la prima pactada en la convención. Hasta el momento no han consignado las cesantías del año 2019 para lo cual había plazo hasta el 14 de febrero de 2020; durante los años 2019 y 2020 no les han entregado la dotación.

A todo esto se suma la forma descarada como la empresa se deshace de sus trabajadores a través de la figura denominada mutuo acuerdo de despido, que consiste en que llaman al trabajador, lo amedrentan diciéndole que si lo despiden tiene derecho a tal suma de dinero, pero que si firma el mutuo acuerdo la empresa le va a entregar cinco o siete millones más de esa cantidad. Sobra aclarar que, al firmar, el trabajador renuncia a demandar por despido sin justa causa.

Recortes de garantías a los trabajadores

Finalizando el 2017, varios de los trabajadores de Conasfaltos decidieron que tenían que organizarse para evitar la arremetida del empleador de eliminar los pocos derechos que les eran reconocidos. La gota que rebozó la copa fue la eliminación del aguinaldo. Un día de diciembre de 2017, uno de los administradores los sorprendió con la noticia que a partir de ese año ya no recibirían aguinaldo. A esta noticia se sumaba la pérdida de la bonificación por productividad que habían percibido entre el 2000 y el 2011 y que también se las habían arrebatado.

Fue así como en tres días conformaron el Sindicato: Sintraconasfaltos y un año más tarde decidieron afiliarse a Sutimac: Sindicato Unitario de Trabajadores de la Industria de Materiales para la Construcción, para poder afrontar la persecución laboral y sindical ejercida hacia los trabajadores sindicalizados.

Como era de esperarse, una de las medidas tomadas por la empresa para enfrentar al sindicato fue la creación de un acuerdo individual de beneficios para los trabajadores no sindicalizados, que contiene algunas gabelas como un día más de vacaciones al año y un día libre al año; sin embargo, en la firma de la convención colectiva lograron recoger estos beneficios.

Amenazas al presidente del sindicato

Como si fuera poco la actual situación de afugias económicas por la falta de salario, el señor Héctor Cardona, presidente del sindicato, ha tenido que enfrentar las amenazas de las supuestas águilas negras por defender los derechos de los trabajadores; aunque en un momento contó con protección, ahora mismo no sabe en manos de quién está su seguridad, a pesar de haber hecho conocer las amenazas a la Fiscalía, a la empresa y a todas las autoridades competentes.

Como colofón, según el presidente del sindicato, la empresa ha pasado las pruebas realizadas por las autoridades del medio ambiente porque cuando estas se presentan a la revisión, la empresa maquilla; es decir, para esa visita se preparan haciendo los riegos permanentes para evitar en el aire la cantidad de material particulado, organizan las vías por donde transitan las volquetas y hacen creer que todo funciona así siempre, pero la autoridad ambiental da la vuelta y la contaminación continúa haciendo sus estragos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s