Poesía de Maria Selene Rico Hernández


Ilustración: El canto de la noche, de
Amanda Itzel Mijangos Quiles

También eran pájaros

Llovían pájaros sobre jaulas con candados,

la ciudad emplumada era una nebulosa marea de espumas aladas.

No, no respiro

no seduce el paisaje,

mi garganta asfixiada no reclama su voz.

Mis ojos se enmudecen,

evaden la realidad con su filtro

obscuro y afranelado.

Hay pájaros muertos

sobre los parques, en las copas de los árboles,

en mi ventana se aglutinan picos y alas,

y pequeños ojos que ya no miran, que ya no cantan.

Nos han llovido pájaros

sobre las vidas,

y el impacto de ella los ha matado.

Frágiles

cantos,

vuelos,

alas,

pájaros,

Qué no cantan…

Qué no vuelan…

Qué no suben…

Su cielo inexistente los ha asfixiado,

Con su brutal oxígeno de muerte.

Libertad

Sé mi musa…

nosotras también las necesitamos.

Sé mi musa de noche

cuando el insomnio llena los poros

de esta piel oscura…

Sé aquella estrella fugaz

que me espía dentro de la taza

de un café mañanero.

Sé mi musa desnuda

al borde de una flor

de pétalos rotos.

Sé mi musa…

yo también quiero llorar

tu ausencia.

Sé mi musa y canta

conmigo mientras las lágrimas

ruedan en mis mejillas.

Sé mi musa…

esa que se refleja detrás de mí

en ese espejo roto.

Por favor

sé mi musa.

Poca

Me negaron la paz,

y soy guerra…

Me callaron la boca

y mis manos gritan

chorreando tinta roja…

Me taparon los ojos,

y mis oídos formaron

imágenes vivas,

vibrantes y

de brillantes colores…

Me llamaron poca…

y sobro por donde paso…

Me cortaron las alas,

y florecí entre gladiolas

que bailan sobre el viento…

Soy lluvia y sol,

brisa

y tempestad,

soy la gota de agua

que baja y se vuelve mar.

María Selene Rico Hernández. Ciudad de México,1976.

Nombrar es abismar el alfabeto en los oficios necesarios. Entre la A y la Z se martillan “erres” y “eles” al filo de la vida. Vienen tormentas y “huracanas” guerreras que alimentan la claridad de nuestros tiempos, fungen como dagas cambiando el filo de la historia con sed de justicia, crecen en cascadas que lavan la terquedad de la piedra y purifican sus grietas con el mismo alfabeto que les niega la magia de ser completas y necesarias en la construcción del universo.

María Selene hace parte del proyecto R3MORAS, música y poesía de autor.

Es tormenta y huracana en el oficio de aniquilar el oxígeno de la muerte, de buscar y seguir el curso de la esperanza terca y necesaria como el alfabeto de la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s